sábado, 19 de julio de 2014

Chapter 9

Bien pues, he aquí el capítulo 9 :) espero que lo lean, y sí lo hacen creo que ya no me leen :c les guste y comenten.






-¿Estuviste en casa de Haymitch escuchando nuestra conversación?- pregunta Peeta, mirándome con lo que sólo puedo interpretar como rabia.
-Sí…- admito algo nerviosa, pero de inmediato recupero mi posición.- Pero ese no es el caso, Peeta, no puedo creer que pienses en irte del distrito, es decir, sé que no hemos hablado sobre el tema pero no es para que vayas pensando en medidas tan drásticas…
-¡Puedes estar gravemente herida en este momento, Katniss!- estalla Peeta, por lo que pego un respingo.- O quizá muerta… ¿no lo ves?

Sus últimas palabras las dice en voz tan baja que tardo unos instantes en entenderlas.

-Pero no lo estoy, sigo aquí…- digo lentamente, acortando los pasos que nos separan.
-Por favor, quédate donde estás.- me ordena. Su petición me toma tan desprevenida que me quedo petrificada- No me iré del distrito, si eso es lo que te preocupa, me quedaré, pero solamente si pongo distancia entre tú y yo.- declara firmemente.- Es lo mejor.
-¿Y crees que poniendo distancia entre los dos, dejarás de sufrir los ataques? ¿Quién dice que sí?- pregunto a la defensiva. En realidad sí es demasiado probable que los ataques que él sufre se deban a que haga contacto conmigo; pero la idea me resulta tan insoportable que me niego a aceptarlo, tiene que haber otra solución que no sea alejarse de mí. Él es mi compañero, mi amigo, mi aliado…, y no podría lidiar con la idea de no hablarnos estando tan cerca el uno del otro, ya no quiero perder a nadie más…
-Todo se dispara cuando estoy junto a ti… Es…, es como si mi mente, la parte que creo que aún sigue secuestrada y que de alguna manera siempre lo estará, hiciera todo lo posible por volverte en mi contra, y tanto es su fuerza y fervor que lo hace, Katniss, lo hace… No lo puedo soportar…, pero peor sería soportar que ya no estuvieras aquí.- responde tristemente, apartándose de mí y sentándose en uno de los escalones de la entrada.- Tienes que entender, es por tu bien.
-Sigues protegiéndome ¿real o no real?- pregunto de repente, sintiendo a mi corazón martillando velozmente en mi pecho.

Peeta inmediatamente levanta su mirada, viéndome con ese tenue brillo que hace agitar mucho más a mi corazón, tan inconfundible, el mismo que sale a relucir cuando lucha en los momentos de su locura. Traga saliva y tarda varios segundos en responder, mientras aprovecho ese tiempo para sentarme en los escalones a su lado. Nunca quitándome la vista de encima. Cuando creo que no dirá nada, responde:

-Real.- enseguida aparta sus ojos, que se posan en el césped en frente de nosotros.
-Pues no lo haces yéndote de mi lado.- contesto en un susurro apenas audible, clavando la mirada en su rostro pálido. Peeta se dirige de nuevo hacia mí, y aunque el brillo de sus ojos sigue fijo en su mirada, hay algo más…, algo cálido, algo que no logro discernir del todo. De nuevo, se demora en contestar.

-¿Quieres que sigamos haciendo actividades juntos aun cuando puedo atacarte en cualquier momento?- pregunta, manteniendo su expresión neutral, pero en su voz advierto un poco de emoción.
-No creo que vuelvas a atacarme, o sea llevamos ya un par de meses en el distrito y es la primera vez que te da algo, por lo que tal vez sólo haya sido un momento de intranquilidad…, es todo.- respondo todavía en voz baja.
-Tal vez tengas razón, pero no debemos arriesgarnos…
-De todos modos, es mejor que lo hablemos con el doctor Aurelius, quedó de venir hoy o mañana, así que podremos tener idea de qué es lo que pasa y cómo se trata en realidad. ¿Seguiste el tratamiento aun después de salir del Capitolio cierto?- pregunto, tendremos que platicar con el doctor todo lo que hemos hecho, por el bien de la recuperación de Peeta.
-¿Qué? ¿El doctor Aurelius viene hacia acá?- cuestiona sonando sorprendido.

Entonces recuerdo lo que él había hablado con Haymitch sobre el doctor, tuvo que hablar con él ayer después de su crisis y éste le dijo qué hacer. Tal vez durante la mañana de ese día, antes de que yo lo llamara.

-Lo llamé. Quería averiguar más sobre tu tratamiento, pero él insistió en saber más sobre mí, como era la primera vez que lo llamaba, así que me dijo que vendría.

Peeta voltea su cabeza de nuevo hacia el frente y la sacude unos segundos, incrédulo.

-¿Te dijo algo sobre mí?
-No. Le insistí, pero en ese momento estaba ocupado. El caso es que tenemos que hablar con él, Peeta. Todo tiene solución, sólo tenemos que hacer lo que el doctor nos diga.- contesto, colocando mi mano en su hombro.
-¿Vas a estar conmigo cuando llegue el doctor?- pregunta, volteándome a mirar, frunciendo el entrecejo.
-¿Y tú crees que vas a pasar por todo el procedimiento solo?- sonrío, tratando de animarlo.- Ni pensarlo.
-Katniss, no tienes que hacer todo esto, en verdad…- responde sacudiendo levemente la cabeza.
-¡Sí que tengo!- exclamo enérgica.- Tú has estado conmigo en los momentos más tormentosos, acompañándome, cuidándome... Es lo menos que puedo hacer.

Peeta sonríe lentamente, ya más animado y yo no puedo evitar sonreírle más abiertamente de vuelta.

-De hecho, es mucho, y realmente lo aprecio. Gracias.- dice, haciendo agitar de nuevo mi pecho. De repente mi mano, que estaba en su hombro, se mueve hasta dar con la mano izquierda de él ubicada a su costado, y se la envuelve en un apretón, él se da cuenta y en vez de apartarla, que es lo creo que hará, la entrelaza con la mía. Mi mirada se queda fija unos instantes en nuestras manos entrelazadas, recordando curiosamente las muchas veces que han estado así, sólo sorprendiéndome de que esta vez, es como si lo sintiera de verdad, tibia, desprendiendo una inesperada calma, y como con una sensación de protección, esa clase de sensación que solo me da Peeta.

-Para mí no es nada.- respondo sincera, encontrándome nuevamente con su mirada.
El sol ha encontrado su camino entre las nubes, haciendo iluminar mucho más el día. Pero se nos ha puesto directamente encima de nosotros, por lo que interrumpe el momento y no nos queda más que levantarnos y entrar a la casa. Increíble cómo pasa el tiempo, ya es mediodía y parece que sólo han pasado unos minutos desde que me levanté temprano en la mañana y visité la casa de Haymitch.

Peeta me indica que pase a su salón y tome asiento mientras él va a por unas bebidas.
En la cómoda situada al lado del sofá más grande, visualizo un revoltijo de papeles, me acerco a observarlos mejor y descubro que son cartas. Al detenerme y mirar fijamente una que estaba al borde de la mesita, leo que en su respaldo dice: Effie Trinket, Capitolio.

Vaya. No he sabido nada de Effie, nuestra antigua acompañante, desde hace mucho…, y bueno la verdad es que no he sabido de la vida de muchas personas a las cuales conozco… La última vez que la vi, fue la vez que me arreglaron para dispararle al presidente Snow… alejo ese recuerdo de mi mente, concentrándome en la carta delante de mí, decidiendo tomarla y preguntarle a Peeta por ella. Justo cuando me siento en el sofá, aparece él con dos vasos de vidrio llenos de lo que imagino será zumo de melocotón. Me ofrece un vaso el cual tomo y degusto hasta el final, no tenía idea de cuánta sed tenía. Él se da cuenta de la carta en mi mano por lo que paro de beber, algo apenada.

-Oh no, no la he leído… Es que vi el remitente y…
-Tranquila, Katniss, está bien.- me interrumpe, sonriendo.
-¿Sí?, bueno es que a mí no me gustaría que cogieran mis cartas así como así, como para averiguar algo, perdona mi intromisión. –respondo, porque es verdad.
-Está bien, ya te dije, tranquila, no hay nada que perdonar.- dice Peeta.- Más bien dime, ¿qué fue lo que llamó tu atención?
-Oh, bueno, es que vi que la mandaba Effie, no la he visto desde, bueno…, me preguntaba qué sería de ella.
-Ah sí, bueno pues esa me llegó hace poco, según lo que dice está bien viviendo en el Capitolio, nada es como antes pero que está tratando de ubicarse después de todo lo ocurrido… Al parecer a los habitantes del Capitolio les ha costado adaptarse a esta nueva etapa, ya sabes, pero todo está siguiendo un nuevo orden, así que poco a poco ha ido mejorando la situación…, me preguntó sobre cómo estábamos nosotros, ya que te ha enviado cartas pero no se las has respondido…, y además quiere que la vayamos a visitar algún día.- responde Peeta, mientras bebe otro trago.

Me doy cuenta de lo poco que sé que ha pasado con el país, con mis allegados. Desde que llegué al distrito me he hecho un ovillo al mundo exterior, escondiéndome de la realidad… El mundo gira a mí alrededor y yo me he limitado a hundirme en mi oscuridad… Sin embargo desde que llegó Peeta las cosas han cambiado, de alguna manera he vuelto a ver la luz, y ahora que la veo, tan llena de esperanza de una mejor vida, no pienso cerrarme más, saldré, viviré mi vida, visitaré a mi familia y amigos. Sí, las pesadillas seguirán, no me olvidaré del pasado, de los seres queridos que ya no están…

De algún modo ahora sé que todavía hay cosas buenas por las que vale la pena seguir respirando, y luchar.





Hoy no hay imagen pero sí una canción muy bonita que quiero compartirles, y que pienso refleja lo que pasa en la relación de nuestros personajes Katniss y Peeta, sobre todo con los sentimientos de Katniss. :)





Notas: 
Bueno, ya había dicho antes que estos capítulos los tenía escritos hace mucho tiempo, pero no los había publicado porque no tenía computador, y por los deberes que tengo prácticamente todo el tiempo D: Eeeeen fin, ¿qué les pareció? Me gustó escribir este ya que fue como un paso adelante en la vida de nuestra chica en llamas, además que la relación entre ellos dos ha avanzado :) (sé que todo ha ido como lento, poco a poco, pero honestamente así fue cómo me lo imaginé, nunca pensé que la relación de ellos avanzara tan rápido, así que eso es lo que me he encargado de escribir, ¿qué opinan ustedes al respecto?) 
No sé sí aún me leen puesto que no veo sus comentarios u.u, sin embargo mantengo la esperanza de que sí lo hacen y me hayan disculpado por el tiempo sin publicar nada :c 


Bueeeno, sin más, espero que les haya gustado y como siempre, cualquier opinión, sugerencia, crítica(constructiva), comenten  :3

Voz chillona de Effie: ¡Y que la suerte esté siempre de vuestro lado!


4 comentarios:

  1. Hola Carolina!!! Te he nominado a unos premios en mi blog, pásate por:
    http://losjuegosdelhambredientedeleon.blogspot.com
    P.D.: Si pudieras darme tambien tu opinion sobre el, te agradeceria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holis Jennifer! Graaaacias por nominarme! No pude aguantar más y ya tengo un borrador con las respuestas! Probablemente estén por aquí el viernes, ¡ya me pasaré por tu blog! :)

      Eliminar
  2. Hey Caro:) Me ha encantado, has mejorado MUCHISIMO:) Me encanta como escribes siempre lo hiciste bien, sin embargo ahora es maravilloso:) Besos:* Wayra♥
    deje comentarios en el cap. 1 y 2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Wayra! :3
      Muchísimas gracias, en verdad, gracias por pasarte y leer :) Gracias, graciaaas!
      Ya respondo los otros comments n.n
      Saludoooos

      Eliminar